LAS CUEVAS DE ALTAMIRA

ALTAMIRA CAVES IN CANTABRIA

(click for an English article related with) 

                             

Las Cuevas de Altamira están situadas en las inmediaciones de Santillana del Mar,una villa de Cantabria, en el Norte de España. Pertenecen al Paleolítico, y junto con las de Dordoña y Ariège reúnen la mayor concentración de arte parietal paleolítico del continente.

IR A PAGINA PRINCIPAL RETURN TO MAIN PAGE <<<

Fueron descubiertas por Marcelino de Santuola en 1879 y se las reconoce como la "Capilla Sixtina del arte paleolítico". Se cree que estas cuevas pudieran tener entre 13.500 y 14.700 años de antigüedad.

Gracias a los hallazgos de la cueva, hemos podido conocer como vivían los cántabros haces miles de años. La cueva nos ha descubierto como eran las personas, sus rasgos físicos, sus ritos, su modo de vida en general. Dentro de la cueva han vivido diferentes familias en diferentes épocas. Dado el clima de la zona donde está situada la cueva y en la cual nos encontramos los cántabros, nuestros hombres del paleolítico murieron congelados de frío y la entrada a la cueva se tapono con las rocas que había caído sobre ella. A pesar de eso, hemos podido conocer infinidad de cosas sobre ellos.

Vivían en familia, todos juntos en la cueva y siempre, en todos los casos, era el hombre el que mandaba dentro de la tribu. Los hombre eran los encargados de salir a cazar los animales que más tarde comerían. También se cree que ellos fueron los causantes de las maravillosas pinturas que encontramos reflejadas en el techo de la cueva. Las mujeres eran las encargadas de preparar los animales para después comerlos y de cuidar de los niños de la tribu aunque no fuesen sus hijos. En lo que se refiere a los ritos, ya los hombres del paleolítico enterraban a sus muertos como lo hacemos hoy en día.

Dentro de la cueva hay una sala que es la más especial de todas, la sala de los polícromos. Esta es la sala en la que están pintados los famosos bisontes de las cuevas e incluso encontramos algún ejemplar de caballos. Estos animales estaban pintados con sangre, tierra y otros materiales que aplicaban a los relieves de la cueva para conseguir dar más énfasis a las pinturas. Todos los materiales se mezclaban en huesos y conchas y se pintaba con la mano.

Por todas estas características Santuola le dio tanta importancia a las cuevas rupestres, pero en un primer momento le rechazaron los documentos que tenía para exponer que esa cueva era una de las más importantes del continente. Al final, los otros investigadores se dieron cuenta que realmente estas maravillosas pinturas tendrían que darse a conocer en todo el mundo para que llegasen a ser la más famosas. Las personas que estaban interesadas en conocer las cuevas no tenían ningún problema y estas visitas se fueron masificando hasta que llegó un punto en el cual nadie podría entrar a verlas por la cantidad de afluencia de público y por el peligro de llegar a perder las pinturas. Tras un tiempo entrando incluso mil personas diarias en la cueva, los encargados de la conservación de esta tomaron la decisión de que sólo pasarían grupo de cinco personas, por lo que la demanda de poder visitarlas llevó a los directores de esta a poner un remedio a el problema. Se decidió hacer una réplica copiando milímetro a milímetro la cueva original. En este momento se ha conseguido que millones de persones visiten la réplica de las cuevas de Altamira y que cada día que pasa estas cuevas sean más famosos.

IR A PAGINA PRINCIPAL RETURN TO MAIN PAGE <<<

texto realizado por Patricia Peña

estudiante de bachillerato del IES José Hierro

San Vicente de la Barquera CANTABRIA - Norte de España